Esa Vez

|
También me oprimía una sensación muy parecida a la ansiedad,
pensé que no llegarías o que habías llegado y al verme te habías ido;
pero cuando bajaste de tu famosa camioneta,
la ilusión desesperanzada hormigueaba sobre mi todito mi ser.

Olías a Hugo Boss mezclado al Lacoste de mi chamarra,
la que descalzaba tu estética figura;
sonreías y mi panza guardaba una infinidad de recuerdos,
imaginé a lo que sabías pero realmente sabías a lo que no imagine.

Tus ropas de varias marcas y pequeñas tallas;
mis ropas de una sola marca y grandes tallas.
tus manos con pulseras pro-cualquier causa.
mis manos vacias, vacías como ahora.

4 comentarios:

Beartaco dijo...

y qué pasó?
pasó?

JuanPa dijo...

Mis manos vacías como ahora

Beartaco dijo...

ve por él...

JuanPa dijo...

ya se fue, no tengo ánimos pa'ir

Publicar un comentario